Tag Archives: Alberto Topp Collins

Top Collins Entregó su Confesión a “La Tercera”

confesion-topp-collins

confesion-topp-collins

sicopatas

extracto confesión de topp collins a la tercera

Viña del Mar – Por menos de doscientos pesos ($200), el ex cabo de Carabineros Carlos Alberto Topp Collins y su cómplice el ex carabinero Jorge Sagredo Pizarro, dieron muerte, la noche del 5 de agosto de 1980, al técnico electrónico Enrique Gajardo Casales.

La increíble revelación está incluida en una nota que el propio Topp Collins hizo llegar a este enviado especial.

Continue reading

Habla Víctima: “Topp Collins disparó contra el Dr. Alfredo Sánchez”

top_collins_disparo

Testimonio de Luisa Fernanda Bohle (acompañante de doctor Alfredo Sanchez).

“Tengo muy poco que decir. Tampoco son mis deseos ahondar en el tema, pero sí puedo decirles que ratifiqué ante el ministro lo que ya había dicho con anterioridad. Dije que la noche del 12 de noviembre de 1980, cuando fuimos asaltados por dos sujetos y asesinado el doctor Alfredo Sánchez Muñoz, reconocí al ex carabinero Alberto Topp Collins, como la persona que disparó contra Alfredo. Igualmente  reconocí a Jorge Sagredo como su acompañante. Para esta situación no tengo duda por cuanto ambos actuaron con sus rostros descubiertos, es decir, sin pasamontaña”.

La Tercera, jueves 29 de abril de 1982

Homicidio de Luis Morales Alvarez (Q.E.P.D.), Taxista ; Homicidio de Jorge Inostroza Martinez (Q.E.P.D.), Obrero

25 de Mayo de 1981

Jorge Sagredo (fs. 920 y 926 vta.)  expresa que en esa oportunidad tomaron un taxi en Uno Norte, se fueron por el camino Internacional, dieron la vuelta en la rotonda Gomez Carreño, regresando por el camino de Santa Ines. Al llegar a la altura de Granadillas le dijo al chofer que se detuviera y cambiara de asiento con Carlos Topp Collins, para que este manejara. El chofer no se extraño pues los conocía algo, que luego el chofer se puso nervioso al ver los guantes de Topp por lo que el le disparo por la espalda, que lo bajaron del automóvil y Topp le pego otro balazo; que después se repartieron el dinero que llevaba el chofer Morales, y Topp condujo el taxi hacia Reñaca por Los Ositos, vieron un Fiat Ritmo detenido, se acercaron, el hizo bajar al hombre y la mujer con la guagua se quedo en el vehículo, llevo al hombre hasta un poste, al lado de un montículo, y le disparo un balazo para asustarlo, pero como este se le fue encima, le disparo por segunda vez y este cayo al suelo.  Carlos Topp llevo a la mujer al taxi y la violo mientras él se quedaba con la guagua . Agrega que el no tuvo relaciones sexuales con la mujer porque esta dijo que estaba enferma. Dejaron la mujer y siguieron en el taxi y entre Achupallas y el Tocornal, entre los dos, le encendieron fuego al automóvil y lo echaron quebrada abajo.

 

Carlos Topp Collins expone que tomaron un taxi, que andaban armados y con pasamontañas, que Sagredo le había propuesto ir a robar algo, que el taxi era un Peugeot 404 que manejaba Luis Morales, que después de haber ido los dos sentados en la parte trasera, en Gomez Careño, Sagredo, que conocía al taxista, lo hizo correrese al lado del asiento para que el [Topp Collins] condujera. Agrega que cuando el se bajo a tomar el volante, Sagredo le disparo por la espalda a Luis Morales, que en Granadillas Sagredo bajo al chofer Morales y se repartieron el dinero de éste, que luego se dirigieron en el taxi hacia Reñaca Alto, tomando el camino de Los Ositos, que vieron un Fiat Ritmo detenido en que había un hombre y una mujer con guagua, Sagredo saco el revolver y llevó al chofer a una distancia cercana y le pegó un balazo, no escucho que le pidiera dinero, pero presume que si,  que el subió a la mujer al Peugeot que es mas ancho y dejo la guagua en el Fiat y trato de violar a la mujer, pero que no pudo, que Sagredo no intento hacerlo pues la mujer dijo que estaba enferma y le creyó,  que el echo de menos un guante de lana y empezaron a buscarlo y la mujer lo encontró en una pierna de su pantalón, llevaron a la mujer un trecho mas adelante en el Peugeot y la hicieron bajar. Que siguieron en el taxi hasta pasada la población Miraflores, que Sagredo lo hizo detener el automóvil, y encendió fuego a unos diarios, que tomaron el tevinil del asiento trasero y luego lo tiraron por una quebrada hacia abajo, después supieron que el coche se había incendiado.