Tag Archives: topp collins

Topp Collins: “Soy Culpable pero No Quiero Morir”

topp collins

La Tercera, 29 de enero de 1985

Topp Collins hizo la dramática confesión rompiendo con ello todos los esquemas, por cuanto siempre dijo que el “era inocente”.

[“siempre” parece olvidar sus confesiones extrajudiciales de Febrero de 1982, sus confesiones judiciales de Marzo de 1982, y su anterior confesión a La Tercera el 25 de marzo de 1982]

Continue reading

Amenazas Falsas

“Topp Aseguró que Sagredo le amenazó de muerte a él y su familia para que aceptara su participación en los crímenes. Sin embargo, pudo establecerse que dicho contacto nunca ocurrió. Ninguno de los ex policías tuvo la oportunidad de verse nunca, sino hasta después de ratificar sus confesiones en el tribunal y de aportar otros antecedentes más detallados de los hechos”

Revista Ercilla, 11 de Enero de 1983

Ana Rivera Reconoce a Sagredo : “Tu fuiste!, Tu fuiste!”

sicopatas de viña

Ana Rivera, según trascendió, habría sufrido un ataque de histeria al verse enfrentada a uno de los inculpados (Sagredo), levantándose de su asiento y gritándole: “Tú fuiste, tú fuiste,…” al tiempo que intentó golpearle con sus puños.

“LA TERCERA” miércoles 10 de marzo de 1982

Careo de Luisa Bohle con Topp Collins

todo_crimenes-de-vina

Al ser reconocido, Topp Collins expresó primero que no había visto nunca a la enfermera. Pero luego agregó:

– Reconozco que yo disparé al doctor, pero no recuerdo cuántas veces lo hice.

Luisa Fernanda replicó:

– Este individuo fue quién disparó contra el doctor, como reconoce.

– Me mantengo en lo dicho – reconoció Topp – Yo disparé, y antes le pegue al hombre con el cañón del revolver.

La enfermera, dirigiéndose a la ministra en visita, Dinorah Cameratti, explicó:

– Quiero hacer presente que Alfredo Sánchez no trató de bajar del automóvil y le disparó el reo aquí presente un balazo por la ventanilla abierta, y continuó pegándole con el revólver, porque Alfredo no murió en el acto. Y como tocara la bocina le hizo otro disparo, y finalmente un tercero, que le pegó en el reloj a Alfredo y a mí en un dedo.

– La versión que da la señorita no es enteramente efectiva – repuso Topp -. Reconozco que le disparé dos veces al doctor y lo hice cuando estaba tratando de bajarse del coche.